A proteger nuestros hogares!!!

 

“La protección del hogar es de gran importancia para todos en Puerto Rico, desde el joven que con tanto anhelo compra su primera propiedad hasta el individuo retirado, que tanto luchó para mantener su propiedad.”

La Asamblea Legislativa aprobó una legislación que brinda una mayor protección al hogar o residencia principal de todos los domiciliados en Puerto Rico y sus respectivas familias.  La Ley 195 del año 2011, mejor conocida como la Ley del Derecho a la Protección del Hogar Principal y el Hogar Familiar, extendió la protección de hogar seguro a los fines de proteger la familia contra reclamaciones (ej. embargos y ejecuciones) tomando en consideración la alta incidencia de ciertas deudas, lo que ocasionaba que los acreedores terminaran quedándose con el hogar de muchas familias.

Esta ley extiende la protección del hogar principal  hasta después de la muerte de uno de los cónyuges mientras el viud@ continúe viviendo en el hogar. Además, protege a sus hijos menores de edad hasta que advengan a la mayoría. La ley también da el beneficio a las personas solteras y a los jefes de familia.

La protección brindada por esta ley evita que le quiten la casa residencial (donde usted vive) por deudas de tarjetas de crédito, préstamos de automóviles, deudas personales y aquellos casos donde usted es demandado por daños y perjuicios o cobro de dinero de algunas deudas, entre otros.

El derecho de hogar seguro se constituye mediante un acta ante un  notario público autorizado en Puerto Rico y luego de inscribirse dicho acta en el Registro de la Propiedad. Por otro lado, puede  ejercitarse al momento de llevarse a cabo la escritura de compraventa del hogar o en el pleito donde se pida el embargo  o ejecución del inmueble.

Este derecho de hogar seguro es irrenunciable y por consiguiente cualquier pacto en contrario es nulo. No obstante la protección que brinda esta ley no aplica cuando de lo que se trate es de atrasos en el pago de préstamo hipotecario, en los casos de cobros de contribuciones estatales y federales, en casos de quiebras o algunos préstamos bajo programas federales o estatales, como FHA y Veteranos.

© Michael R. Jiménez Brea

Cualquier duda puede comunicarse con el autor al email: mjimenezbrea@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*